Agencia-EFE JUSTICIA TRI:JUSTICIA-INTERIOR-SUCESOS

Multan e inhabilitan a 4 policías nacionales por agredir a un detenido en Elda

TRIBUNALES POLICÍA

Alicante, 19 jul (EFE).- Cuatro policías nacionales han sido condenados a pagar sendas multas de 960 euros y a ocho meses de inhabilitación para ejercer esa profesión por el delito contra la integridad moral que cometieron contra un joven al que agredieron durante su detención en Elda (Alicante).

Así consta en la sentencia dictada por la Sección Segunda de la Audiencia de Alicante, a la que hoy ha tenido acceso Efe y que puede ser recurrida en casación ante el Tribunal Supremo.

Los magistrados no aprecian en la actuación de los agentes los delitos de torturas y lesiones por los que la fiscalía y la acusación particular solicitaban para ellos penas de hasta cinco años de prisión.

Los hechos ocurrieron sobre las 14 horas del 29 de junio de 2006, cuando la víctima pasó por delante de la comisaría de Elda e increpó a dos de los acusados al tiempo que les hacía una “peineta”.

Esa misma noche, sobre las 21.40 horas, esos dos policías y otros dos compañeros se personaron en el domicilio de la entonces novia del joven, tras recibir una orden de búsqueda y detención en su contra.

Allí, al arrestarlo, le propinaron “de forma desproporcionada”, según el fallo, diversos golpes que le provocaron múltiples hematomas y erosiones en diferentes partes del cuerpo.

El juicio por estos hechos se celebró el pasado febrero y los policías aseguraron que habían tenido que reducirle porque se mostraba “muy agresivo” y había intentado golpear a uno de ellos.

En cambio, el perjudicado sostuvo que recibió una brutal paliza y fue conducido luego con el torso desnudo y descalzo a la comisaría, donde le dieron “una patada en la boca” y “un bofetón”, entre otros golpes, y le bajaron “los pantalones y los calzoncillos” para obligarle a hacer “sentadillas”.

El tribunal ha determinado que no hay pruebas de esas agresiones y vejaciones durante el traslado a comisaría ni con posterioridad, en el tiempo que pasó hasta que el detenido fue puesto a disposición judicial.

La fiscalía mantenía sin embargo que los cuatro uniformados habían torturado al joven para “castigarlo” y “vengarse” por la “peineta” y los insultos que había dirigido a dos de ellos.

Noticias Relacionadas