Agencia-EFE ECO:ECONOMIA MACROECONOMIA

Optimus Garden planta huertos sin tierra en las paredes de las ciudades

EMPRESAS INNOVACIÓN

València, 31 dic (EFE).- Disponer de verduras frescas y limpias con un bajo impacto ambiental y en un contexto urbano, independientemente del espacio o del conocimiento que se tenga, ya es posible gracias a Optimus Garden, que desarrolla y comercializa tecnología para el cultivo vertical en las ciudades.

El director de operaciones y confundador de la empresa, Manu Cabrera, explica a Efe que su iniciativa contribuye a la “revolución sostenible” ya que resuelve los problemas de falta de tiempo, espacio y conocimiento que detectaron cuando se preguntaron por qué faltaba tanta naturaleza en las ciudades si todo el mundo quería más verde.

“Con nuestro sistema, resolvemos los tres: solo tienes que suministrar agua al huerto cada dos semanas; en un espacio pequeño, se produce mucho; y es sencillo y fácil de cuidar”, destaca el empresario.

Estos huertos alternativos utilizan leds de bajo consumo y prescinden de tierra, por lo que no hay bichos ni malos olores, y no requieren de pesticidas o herbicidas.

“Se puede cultivar, tanto en interior como exterior, prácticamente cualquier cosa, porque solo nos limita el espacio para el desarrollo de las raíces”, apunta Cabrera.

Así, se pueden cultivar vegetales de hoja corta como lechuga, acelgas, berro, espinacas, rúcula, aromáticas como tomillo, perejil, hierbabuena, manzanilla, romero, albahaca o cilantro, así como flores enfocadas a la gastronomía.

Actualmente, el equipo de Optimus Garden trabaja especialmente con restaurantes, “tanto instalando, de manera sencilla y sin obras, el huerto vertical, como suministrando producción fresca y local, kilómetro cero”.

También lo hacen con hoteles, cafeterías, oficinas de empresas, colegios, y, de cara al 2019, tiene previsto hacerlo con particulares, “para que tengan un pequeño huerto vertical en la cocina”.

“El cultivo en casa será cada vez más una tendencia”, sentencia el empresario al ver la reacción de los clientes de los restaurantes que tienen instalado uno de sus huertos, que “se interesan y se dan cuenta de que no es solo una fachada ornamental de plantas verdes, sino que pueden producir en la cocina de su propia casa”.

Restaurantes valencianos como el Poké Shop, en el centro de la ciudad o el Maco Healthy Bar, en el barrio de Ruzafa, incorporan muchos vegetales suyos en sus platos.

Noticias Relacionadas